Argamasilla de Calatrava estrena su nuevo Centro de Formación enfocado a las necesidades en la industria

·        Nace con el programa CREA y el curso ‘Mecanizado por arranque de viruta’

·        Participan Junta de C-LM, Ayuntamiento, Emplea C-LM y la empresa Mibérico

Con el inicio del curso de ‘Mecanizado por arranque de viruta’, este lunes 27 de enero ha comenzado su andadura en Argamasilla de Calatrava el nuevo y versátil Centro de Formación, con que el Ayuntamiento da un paso más en su apuesta por la mejor calidad formativa para quienes quieren prepararse adecuadamente.

Durante el acto de presentación a los medios de comunicación, la alcaldesa Jacinta Monroy ha subrayado la apuesta municipal en este sentido. “La formación es lo que marca la diferencia y esto va dirigido a nuestros jóvenes, para darles una formación cualificada y con ella puedan encontrar un trabajo”.

La regidora ha estado acompañada, entre otros, por el responsable de la consultora Emplea Castilla-La Mancha y el gerente de la firma Mibérico, Juan Antonio Castellanos, entidades ambas que, junto al Consistorio y la Junta de Comunidades, inauguran en la localidad rabanera el denominado programa CREA, con certificado de profesionalidad.

Se trata de una de las nuevas modalidades de formación dual, o mixta, enfocadas a las necesidades reales del mercado laboral y profesional en la zona donde se llevan a cabo los cursos, con la particularidad de que éstos son eminentemente prácticos, “alternando durante un año trabajo real, con la formación”, como apuntaba Portillo.

Para ello se ponen en marcha contratos temporales CREA, con un 75% de la jornada laboral conforme al convenio del sector y completándose el 25% en la acción formativa propiamente dicha, de manera que hay una relación muy estrecha con empresas del ramo y que, en este caso, es Mibérico, en el Polígono ‘El Cabezuelo’. “Son programas muy completos y son programas que realmente dan oportunidades reales de inserción a personas que están en esa dificultad”, subrayaba el responsable de Emplea C-LM.

Además, dadas las principales virtudes de esta modalidad, como su duración de un año, a razón de seis horas diarias con un total de 1.350 horas de trabajo, un contrato 450 horas de formación en un certificado de profesionalidad y seguimiento asesorado personalizado, los requisitos para poder acceder a los mismos son exigentes.

Diez participantes por méritos propios

De hecho, para este curso ‘Mecanizado por arranque de viruta’ optaban alrededor de 40 personas, si bien las plazas del mismo eran diez. Las diferentes entrevistas personales realizadas como principal vía de selección, han determinado su alumnado definitivo, sobresaliendo que un 40% de los asistentes son mujeres que reúnen méritos para ello.

Otra particularidad es que, además de recibir los contenidos específicos para la actividad en la que hay demanda de mano de obra en la zona, se cultiva entre los asistentes, ciertas “habilidades sociales como ala asertividad, el compañerismo o el liderazgo”, que como abundaba Portillo también suelen ser carencias que dificultan la empleabilidad.

Juan Antonio Castellanos, por parte de Mibérico, recordaba el compromiso continuado de su empresa con la formación en la comarca, especialmente para un sector como es el industrial, donde “estamos teniendo carencias bastante graves de profesionales”, en oficios como tuberos, soldadores o caldereros.

“Creemos que las empresas de la zona, especializadas en la industria, podemos ofrecer nuestros profesionales cualificados para que pueden echar una mano a personas jóvenes en nuestras instalaciones, maquinarias naves e instalaciones en general, para para que desarrollen esta actividad de la cual estamos bastante precarios”, abundaba.

Monroy valoraba la imbricación de consultora, empresa y administraciones, alabando especialmente el papel de la consultora que ha supervisado las instalaciones y ha dado forma a éste y otros tres cursos más a desarrollar próximamente y a Mibérico, que también asume el compromiso de contratar un 30% del alumnado.

Para llevar a cabo los cursos, se contabilizan tres partidas. Una destinada directamente a subvencionar parte de los costes laborales de la empresa; otra destinada al certificado de profesionalidad; y otra para sufragar los costes del orientador laboral. En total, algo más de 200.000 euros que proceden de fondos europeos.

Nuevo centro formativo

En lo que se refiere al nuevo Centro de Formación, ubicado al comienzo de la calle Río, cuenta con todos los requisitos que la Junta de Comunidades exige. En ella el Consistorio rabanero ha invertido alrededor de 40.000 euros, en lo que la alcaldesa no ha dudado en calificar “una de las mejores inversiones”.

A la hora de llevar a cabo la homologación del espacio, que cuenta con dos aulas, una de ellas de mayores dimensiones, además de zona de administración, aseos y almacén, se ha venido planificado todo durante un par de años, lo que ahora se traduce en este Programa CREA y otras modalidades que se quieren llevar a cabo a partir de ahora.