Todo dependiente mayor de edad podrá hacer al fin un uso integral del Centro de Mayores

  • Hasta ahora solo podían entrar a Estancias Diurnas o tener Ayuda a Domicilio
  • El Pleno avala la norma, pionera, que actualiza un reglamento de hace 20 años

El Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava ha dado el paso necesario para que todos los servicios y espacios del Centro de Mayores queden a disposición de cualquier persona de la localidad con algún grado de dependencia reconocido y que cuente con mayoría de edad.

Para ello y por unanimidad de todos los grupos políticos municipales, han dado esta semana luz verde en reunión plenaria, el necesario cambio puntual en varios artículos del Reglamento del Centro de Mayores rabanero, para adaptarlo así a normativas que, como la Ley de Dependencia, no existían cuando dicho articulado se aprobó, hacia 2002.

Por encima de la condición pionera de la medida, “extrapolable a cualquier centro de mayores”, Sergio Gijón, concejal de Bienestar Social, subraya que al fin “resolvemos la incongruencia de poder ser usuario de Ayuda a Domicilio o Estancias Diurnas por dependencia, pero no poder acceder a zonas más comunes y resto de servicios”.

Y es que se da la circunstancia de que quienes acuden al Centro de Mayores para, de acuerdo a su grado de dependencia reconocido, poder recibir terapia ocupacional o rehabilitación e incluso comer, tenían hasta ahora restringido el paso y uso del comedor social o la cafetería, así como beneficiarse, por ejemplo, del servicio de podología.

Esta situación venía complicando casos puntuales de usuarios ya jubilados, con acceso a todos los espacios pero que, en cambio, no podían hacer un uso de los mismos por tener a su cargo hijos en situación de dependencia y, por lo tanto, entre otras anomalías poco lógicas, no podían comer con ellos en el comedor social o hacer uso de la cafetería.

Modificación consensuada con todos

Así también lo entendían los directivos del Consejo de Mayores y personal técnico del Centro de Mayores, de manera que tras consensuar previamente con la Concejalía la modificación del artículo 3 del referido reglamento, una vez ya ha sido aprobada por la Corporación municipal en breve va a entrar en vigor.

‘Podrán ser usuarios del Centro Municipal de Mayores todas las personas que reúnan los requisitos contemplados en el artículo anterior. También las personas mayores de 18 años que tengan reconocido un nivel de dependencia de grado I, II, III dentro del Sistema Nacional de Dependencia’, se reconoce a partir de ahora.

Además, se establece en este punto la manera en que los nuevos usuarios tendrán dicha condición, siendo así preciso ‘presentar ante la trabajadora social del Centro copia de la resolución de grado emitido por la comunidad autónoma y será necesario un informe social favorable realizado por el trabajador social del Centro’.

Y asimismo ‘la Dirección del Centro podrá permitir la utilización de las instalaciones y servicios del mismo a personas que, sin cumplir los requisitos establecidos, tengan una situación personal o social que sea considerada adecuada para su acceso. En este caso, será necesario un informe social favorable realizado por el trabajador social del Centro’.

Reconocimiento a personas cuidadoras

Otra novedad que introduce la nueva redacción del artículo 3 es que da reconocimiento y estatus espacial a quienes les dan su cuidado, al permitirles ‘el acompañamiento de un cuidador o cuidadora si la persona [dependiente] por su situación lo requiere’ a la hora de hacer uso de todos los servicios ahora a su disposición.

“Desde la Concejalía de Bienestar Social buscamos optimizar los magníficos recursos especializados de los que dispone el Centro de Mayores, atendiendo las nuevas realidades de usuarios que contempla la Ley de Dependencia que se aprobó muy posteriormente al anterior reglamento, que se encontraba ya obsoleto”, refiere Gijón.

Y con la misma filosofía también se han modificado otros aspectos alusivos a contemplar las prohibiciones de la Ley del Tabaco, algo que ya se respetaba escrupulosamente pero ahora se refleja en la reglamentación interna, además de modificar el sistema electoral del Consejo de Mayores para favorecer juntas directivas estables.