Argamasilla de Calatrava retomar el curso de ‘Mecanizado por arranque de viruta’

  • El Centro de Formación del Ayuntamiento ha habilitado medidas preventivas
  • Sus diez alumnos y el profesorado hubieron de suspenderlo en primavera

Esta semana se ha retomado en el Centro de Formación del Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava el curso de ‘Mecanizado por arranque de viruta’ que hubo de suspenderse como consecuencia del estado de alarma que se decretó para frenar, la pasada primavera, la grave irrupción del coronavirus.

Las clases han vuelto así conforme a los horarios previstos, haciendo un repaso de lo que en su día se impartió y, sobre todo, establecido los protocolos de seguridad e higiene que rigen en el marco de la formación de academias, con puntos de hidrogel, uso de mascarillas, desinfección periódica de aula, otros espacios y equipos, etcétera.

Asimismo, el número de alumnos es otra de las ventajas que se ajusta a estas normas, dado que son diez los participantes, si bien cabe recordar que esta acción formativa despertaba en su día gran interés, optando a las plazas más de 40 candidatos que hubieron de seleccionarse en las preceptivas entrevistas y cuestionarios.

Interés derivado, además de la demanda de mano de obra en la zona por parte del sector, de la incentivación de otras temáticas como las habilidades sociales, asertividad, el compañerismo o el liderazgo, aspectos a cultivar como vía complementara para facilitar empleabilidad y contratación laboral.

El curso está siendo desarrollado por la consultora Emplea Castilla-La Mancha en estrecha colaboración con la empresa Mibérico, entidades ambas que, junto al Consistorio y la Junta de Comunidades, llevan a cabo en la localidad rabanera por primera vez el denominado programa CREA, con certificado de profesionalidad.

Se trata de una de las nuevas modalidades de formación dual, o mixta, enfocadas a las necesidades reales del mercado laboral y profesional en la zona donde se llevan a cabo los cursos, con la particularidad de que éstos son eminentemente prácticos, alternando durante un año trabajo real, con la formación.

Para ello se ponen en marcha contratos temporales CREA, con un 75% de la jornada laboral conforme al convenio del sector y completándose el 25% en la acción formativa propiamente dicha, de manera que hay una relación muy estrecha con empresas del ramo y que, en este caso, es Mibérico, en el Polígono ‘El Cabezuelo’.

Además, dadas las principales virtudes de esta modalidad, como su duración de un año, a razón de seis horas diarias con un total de 1.350 horas de trabajo, un contrato 450 horas de formación en un certificado de profesionalidad y seguimiento asesorado personalizado, los requisitos para poder acceder a los mismos son exigentes.

En este caso, Mibérico ha asumido compromiso de contratación de algunos alumnos, en el interés también de la empresa por la formación en la comarca, especialmente para un sector como es el industrial, donde es habitual la necesidad de incorporar profesionales formados en oficios de tubero, soldador o calderero.